Pedagogía para acabar con el acoso cibernético

La Fundación Prevención del Abuso Sexual Infantil advierte que los peligros del Sexting se llevan en el bolsillo, con los celulares, y que se requiere de un civismo digital para combatirlos

Cada día se conocen nuevos casos de acoso a través de las redes, muchos de ellos con componentes de acoso sexual; es el llamado Sexting. Compartir fotos con contenido erótico es una práctica cada vez más frecuente entre jóvenes, que puede llegar a acabar en un acoso o chantaje.

Esto es grave cuando se realiza entre conocidos o compañeros, pero lo realmente preocupante es cuando, “en vez de ellos, los que actúan son pedófilos”, según Eduardo Cruz, presidente de la Fundación Prevención del Abuso Sexual Infantil (Pas). Su respuesta ante este peligro es “crear un civismo digital, enseñar a las nuevas generaciones a navegar por Internet y que los niños aprendan a no compartir datos”.

Esta fundación empezó a atender el sexting en el 2010 cuando, atendiendo víctimas de abuso, vieron que se empezaban a dar casos de acoso por Internet. Hace cuatro meses entraron en contacto con la Fiscalía para crear la campaña Protege su Infancia, de la mano de otros organismos: “ahora el peligro está en los celulares y hay que proteger a los niños con información”, afirma Cruz.  Gracias a su trabajo ahora se está en proceso de reformar el Código Penal y legislar el acoso cibernético, que tiene sanciones que van de seis a 12 años de cárcel.